¿Qué se esconde detrás del precio de los pantalones vaqueros?

Picodi

Nuestros antepasados hace miles de años pasaban todos los días cazando animales. El tiempo pasa y nosotros, como seres vivos, seguimos siendo los mismos. Lo único que cambia es el objeto de nuestro interés. Actualmente, nos dedicamos a cazar las rebajas para endulzarnos un poco la vida. La mayoría de nosotros se fija en la prenda que se volvió ícono de la moda, es decir, los pantalones vaqueros. Buscamos los modelos y colores más bonitos, queremos lucir entre amigos y familiares o llamar la atención de las personas que nos gustan. Pero ¿sabemos lo que se esconde realmente detrás del precio de cada par de pantalones? ¿Por qué vamos a pagar un precio diferente por pantalones casi idénticos dependiendo de la tienda? Para comprobarlo estudiamos muy detalladamente su precio en cada etapa de la fabricación.

¿Qué se esconde detrás del precio de los pantalones vaqueros?

Cada botón influye en el precio

Para llevar a cabo este informe estudiamos el precio de unos vaqueros que podemos comprar en una cadena de tiendas de moda teniendo en cuenta que su valor es de 109,95 euros.

El viaje de nuestros vaqueros empieza en la India. La fabricación es uno de los componentes muy importantes de su precio y es del 16,5%. Se puede decir que en comparación con Vietnam, Pakistán y Bangladés donde el coste de hacer unos pantalones es muy bajo, 18 euros por la confección de vaqueros hindúes es una cuota bastante elevada.

¿Qué factores influyen en el coste de fabricación? Por supuesto el salario de empleados, condiciones de trabajo, pero también el diseño de pantalones. Hay que pagar por lo menos unos céntimos más por cada bolsillo, botón y costura adicionales. Y además en la producción en serie, el objetivo es minimizar los gastos. El tipo de algodón o tejido que se usa para confeccionar vaqueros también tiene mucha importancia – cuanto mejor sea la calidad su precio va a ser más elevado.

Los fabricantes y minoristas también necesitan nuestro dinero.

Después de todo el proceso de la fabricación los pantalones son enviados a los mayoristas y almacenes, y de ahí a las tiendas. Es lógico que su transporte no sea gratis. Al comprar un par de pantalones, pagamos el contenedor en el que atravesaron el océano, su seguro de viaje y los derechos de aduana. En total son unos 10 euros agregados al precio de nuestros vaqueros.

Posteriormente, el fabricante vende jeans para su distribución, cobrando un margen apropiado (en el caso de nuestros pantalones es de aproximadamente el 3,3% del precio, pero las marcas de lujo calculan márgenes mucho más altos, llegando hasta el 50%), seguido por los mayoristas y minoristas. Estos últimos se llevan casi la mitad del precio de cada par de pantalones, aunque, por supuesto, no se trata de una ganancia pura: las tiendas tienen que pagar los salarios de los empleados, los impuestos o incluso las facturas de electricidad. Tanto el fabricante como el vendedor amortizan también otros costes adicionales tales como la publicidad y el marketing que constituyen 9 euros del precio final.

No debemos olvidarnos del IVA sobre la ropa, que en España es del 21% y representa alrededor del 17% del precio total de nuestros pantalones.

La influencia de las estrellas de cine

Nuestros pantalones de 109,95 euros cuestan muy poco en comparación con los precios de las marcas más grandes. Entonces ¿por qué los vendedores más prestigiosos de este tipo de prenda de vestir quieren ganar tanto vendiendo sus productos cuando gastan relativamente poco en la fabricación?

Es muy sencillo: los fabricantes saben perfectamente que al elegir una marca, queremos identificarnos con ella. Cada año gastan millones de euros en la promoción de sus productos: vallas publicitarias, anuncios en revistas de moda y salarios de actores. Para contratar p.ej a Brad Pitt las compañías suben los márgenes teniendo en cuenta que normalmente estamos dispuestos a pagar más por los productos de (supuestamente) mejor calidad.

No hay nada que indique que podamos aburrirnos de los jeans. Igual la próxima vez que vayas a comprar un nuevo pantalón, piensa por lo que realmente quieres pagar.

¿Qué se esconde detrás del precio de los pantalones vaqueros?

La información proporcionada se basó, entre otros, en los informes de fabricantes, ofertas de operadores internacionales y los datos de sitios web de la industria. Por supuesto, estos no son datos que reflejen con precisión la realidad, sino sólo los números aproximados que hemos usado para presentar un precio de productos en cada etapa de su viaje entre la fábrica y la tienda. Pocas compañías comparten detalles sobre los costos de fabricar y distribuir sus productos. Analizando sus precios, queremos fomentar el debate y, sobre todo, animar a los clientes a comprar de forma consciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *